Un padrastro identificado como Cesar M. B. le quitó la vida a golpes, patadas y puñetes a su hijastro de apenas dos años y medio, sólo por el hecho de que el niño se hizo sus necesidades biológicas en su pantaloncito. Luego de que las autoridades locales de Caripuyo, Potosí, conocieron el hecho, el hombre fue aprehendido y envido a cárcel con detención preventiva.

La fiscal Departamental de Potosí, Roxana Choque, dijo a radio Fides Potosí que investigan un posible caso de infanticidio y como antecedente se tiene que la concubina del hombre, madre del niño muerto, también era maltratada.

“El detonante para que este sujeto pueda proceder de la forma en que ha procedido es que el menor realizó sus necesidades biológicas en su pantaloncito, pero estamos hablando de un niño de dos años y medio, esto molestó al concubino de la mamá del menor y lo comenzó a golpear en todo el cuerpo, tiene bastantes coágulos en la cabeza, lo agarró a patadas, a puños, tanto así que le quitó la vida”, indicó.

El hecho ocurrió en Cochabamba, pero se trasladaron a Potosí para enterrar al niño en su comunidad del municipio de Caripuyo, en el departamento de Potosí. La pareja “toma un expreso, la mujer en brazos con el niño muerto, ambos llegan hasta esa comunidad y estaban procediendo a realizar un entierro clandestino” y los médicos del lugar detectan este hecho y las autoridades ponen a conocimiento del Fiscal de materia.

Según Choque, el examen médico y la autopsia determinaron que el niño murió por los golpes que sufrió.

El hombre fue imputado y enviado con detención preventiva a la cárcel de Uncia.

Radio Fides/Potosí

Tu comentario