Tras reportarse un caso de histeria colectiva en 33 jóvenes en una comunidad de Huacareta, en el Chaco Chuquisaqueño, quienes habrían jugado a la «ouija», el Servicio Departamental de Salud (Sedes) envió un equipo multidisciplinario de médicos epidemiólogos e infectólogos y una psiquiatra. Mientras que la Iglesia católica pide calma en este tipo de casos, según un reporte de radio Loyola Fides.

El directos del Sedes Chuquisaca, Enrique Leaño, dijo que se envió al equipo multidisciplinario para conocer las causas de los trastornos que padecen los jóvenes, sufren de alucinaciones y problemas esquizofrénicos.

“Los jóvenes presentan alucinaciones, delirios, por momentos convulsiones que se asemejan a algún tipo de epilepsia pero que no llega a ser tal. Estos jóvenes no tienen un común denominador con el antecedente de haber consumido algún líquido contaminado o algún alimento contaminado”, explicó.

El funcionario informó que se desplazó al equipo de profesionales para poder determinar la causa e inmediatamente se pueda iniciar un tratamiento.

El arzobispo  de Sucre, Monseñor Jesús Juárez, ha pedido cautela en el manejo en este hecho pues son temas que hay que analizarlos y estudiarlos, según la causa buscar el apoyo necesario.

“Frente a estos hechos la primera cosa que hay que hacer es mantener la calma y la serenidad y no asustarse porque son fenómenos que pueden suceder que requieren un estudio profundo para conocer las causas de estos acontecimientos, yo creo que hay que ir con mucho cuidado, hay que hacer los estudios psicológicos correspondientes, también los estudios psiquiátricos, estudiar personas por personas, cuál es el estado y las causas”, indicó.

Radio Loyola Fides/Sucre

Tu comentario