Ante los incendios que persisten en la Chiquitania del país, la Iglesia católica mediante un comunicado que emitió, denominado “Daño irreparable a nuestra casa común”, aseguró que “hay una grave responsabilidad del Gobierno Nacional por el Decreto Supremo N° 3973, que favorece los chaqueos ilegales, sin el necesario análisis y conocimiento del medio”. Además, pidió la declaratoria de desastre nacional y revocar autorizaciones de desmontes y chaqueos.

“Como medidas inmediatas, es necesario que el Gobierno nacional revoque de inmediato las autorizaciones de desmontes y chaqueos, declare emergencia nacional en las zonas afectadas, con promulgación del decreto de inmovilización y pausa ecológica y absoluta prohibición de todo cultivo y extracción, promoviendo sólo actividades de reforestación, así como administrar con eficiencia los recursos procedentes de la ayuda nacional e internacional”, dice parte del comunicado.

Según la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), hay “serios indicios que detrás de este desastre nacional y humanitario hay una decisión de ampliar la frontera agrícola en Bolivia” que no tomó en cuenta el interés de “la casa común”, ni los principios básicos de la ética ecológica, ni la conformidad de los pueblos indígenas.

“El hecho de que no se realizó el necesario debate nacional, despierta la sospecha de que hay intereses tras esta situación”, indica.

La Iglesia pide urgente un debate “sobre la ampliación de la superficie agrícola en el país, teniendo en cuenta el interés común y el de los pueblos indígenas, de cuya sabiduría ancestral es necesario aprender en este tema”.

También sugiere que “estas medidas tienen que ir acompañadas de sanciones ejemplares para los que causan estos incendios, por la gravedad del delito en contra del ecosistema y de la biodiversidad”.

Por otro lado hace un “lamamos a los colonos y pobladores del lugar, a que cesen en la actividad del chaqueo incontrolado y se respeten los espacios naturales en bien de la obra de Dios, destinada a todos, cuyo cuidado nos ha encargado, como sus colaboradores”.

Radio Fides/La Paz

Tu comentario