Según la autopsia realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la muerte del voluntario Pablo Miguel Suarez Núñez, que se encontraba colaborando en la sofocación de incendios en la Chiquitanía, se debió a un infarto agudo al miocardio provocado por varios factores entre ellos el sobrepeso, el esfuerzo físico que realizó y las altas temperaturas a las que estaba expuesto.

“El señor Pablo Miguel Suarez Núñez  presenta sobrepeso que junto al esfuerzo físico realizado con las condiciones de adversidad de estar expuesto a las altas temperaturas, mala oxigenación de un medio ambiente circundante con carencia de oxígeno, derivaron  en un sobre esfuerzo del corazón lo que desencadenó en un infarto”, indica el informe, según una nota de prensa.

El examen indica también que el cuerpo presenta lesiones superficiales en la parte del rostro debido a la caída que tuvo al momento del infarto. Asimismo, aclara que no existen otras lesiones en huesos del cráneo ni en la masa encefálica.

El voluntario llegó hace un par de días a la Chiquitanía, proveniente del departamento de La Paz para coadyuvar con el trabajo de apagar el incendio que se produce en ese sector.

Radio Fides/La Paz

Tu comentario