Víctor Parada Vargas arribó al Aeropuerto Internacional Viru Viru de Santa Cruz a las 01:25, se reencontró con su familia, lo recibieron con un conmovedor abrazo que duró varios minutos, agradeció por las gestiones para lograr su liberación.

 

“Gracias por darme la  vida y a todos los bolivianos, al Gobierno que hizo lo posible, no quiero hablar quiero estar tranquilo con mi familia, quiero descansar”, declaró brevemente Parada.

En enero de 2018 una corte de Malasia sentenció a Parada a morir en la horca, culpable de entrar a ese país con 450 gramos de cocaína en su estómago, el mismo día Víctor conversó con su madre, cuando él llamó le dijo que había sido condenado: «Mamá, no lo logramos, por favor cuida a mi hijo, dile que lo amo», fue la frase conmovedora que alentó a su progenitora a realizar las gestiones para lograr la liberación de Víctor.

 

RadioFides/Santa Cruz

Tu comentario