Internas de la cárcel “La Merced” de Oruro, denuncian que no existe condiciones para habitar el reciento que fue entregado hace unas semanas atrás, en contacto con Radio Fides, una de las reclusas reveló que el suministro de agua está restringido por horarios, algunas celdas no tienen luz, los medicamentos para las personas enfermas no están siendo entregados, por la distancia los médicos no llegan a realizar controles a niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.

 

“Estamos pidiendo auxilio porque tenemos agua por horarios, luz solo en algunas celdas, personas mayores, embarazadas, niños que toman medicamentos no están siendo entregados, los médicos  no están viniendo, el frio es horrible,  los niños están con diarrea, pedimos que nos escuchen, estamos viviendo inhumanamente, estamos atropelladas”, declaró a Radio Fides una de las internas.

Los baños que se encuentran en sus mismas celdas no funcionan, ocasionando malos olores que atenta contra la salud de los niños que viven con sus madres, el lugar según la denuncia, carece de  transporte público, las reclusas deben pagar para acudir a sus audiencias de 50 a 70 bolivianos, pese a compromisos el traslado de los niños a sus unidades educativas es irregular.

 

RadioFides/La Paz