Las huellas dactilares llegaron a ser borrados por los autores del asesinato del piloto Marcelo Zegarra, de la estatal Boliviana de Aviación (BOA), la Policía evidenció el uso de un “trapo” para eliminar las evidencias. El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de (Felcc) Cochabamba, Yuri Tapia, detalló que el crimen no se produjo dentro del motorizado los antisociales trasladaron el cuerpo al interior del vehículo, diez personas presentaron su declaración entre familiares y amigos.

 

“Los autores del delito llegaron a borra todas las huellas dactilares en el motorizado, hay marcas, fue utilizado por un trapo como objeto para limpiar, no existe signos de violencia al interior de vehículo”, declaró Tapia a Radio Fides.

El 18 de junio en el municipio de Sacaba del departamento de Cochabamba, fue hallado al interior de la maletera de un vehículo tipo vagoneta marca BMW valuado en cien mil dólares, el cuerpo con signos de violencia de Zegarra, la Policía no descarta ajuste de cuentas.

 

RadioFides/Cochabamba

Tu comentario