El dirigente de los transportistas del sindicato Eduardo Avaroa, Lucio Quispe, acusó a su dirigencia de pactar con el Gobierno el incremento del precio de los carburantes mediante la aprobación de un decreto supremo sin consultar con las bases, la normativa establece según Quispe, el cobro desde el próximo 1 de julio de Bs 0,64 más por litro de gasolina, Bs 0,31 más por litro de diésel y en el caso del gas natural, Bs 0,80 por metro cúbico, con el objetivo de destinar estos recursos a la jubilación del sector.

 

El planteamiento inicial era incrementar solo Bs 0,20 al precio del combustible, pero fue modificado sin consensos. Estiman que el grado de afectación para el sector será de 40 bolivianos diarios que deberán cancelar de manera adicional.

El exdirigente del transporte público Max Pérez, dijo en el Café de la Mañana de Fides, que la medida es un verdadero gasolinazo, el incremento está definido solo para el transporte sindicalizado.
Realizaron un estudio actuarial que determina el aporte de 0.20 centavos como suficiente para cubrir el costo de su jubilación, es una renta de 725 bolivianos que tendría que correr a partir del próximo mes para los decanos de cada federación en primera instancia.

 

RadioFides/Café de la Mañana

Tu comentario