Los principales dirigentes yungueños de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca), disidentes del MAS, Sergio Pampa y Edgar Bautista, se declararon en la clandestinidad luego que Artemio Surco M. autor confeso del asesinato del dirigente cocalero Eduardo Apaza, secretario de hacienda del Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas de La Paz (Cofecay), los acusará de pagarle 15 mil bolivianos para consumar el hecho.

 

El abogado de Adepcoca, Omar Dúran, aclaró que Pampa no fugó del país, la decisión la tomó por considerar que no existen las condiciones necesarias para una investigación seria por parte del Ministerio Público y evidenciar que el Gobierno busca “descabezar” Adepcoca.

“No estamos viviendo en un Estado de  derecho porque quieren descabezar a Adepcoca, Pampa está en la clandestinidad, es la decisión cuando la resolución está hecha, se irán con detención preventiva”, Aseveró Duran a Radio Fides.

El dirigente cocalero de los Yungas aún no fue citado a declarar de manera oficial, de consumarse la convocatoria harán un análisis viendo las garantías, sobre los presuntos indicios que tendría la Fiscalía  y no por la declaración del asesino confeso de Apaza.

Los afiliados de Adepcoca determinaron bloqueo de caminos a partir de la próxima semana pidiendo la liberación de su máximo dirigente Franklin Gutierrez.

 

RadioFides/Redacción Central

Tu comentario