El senador, Oscar Ortiz, denunció que el expresidente de YPFB, Guillermo Achá, fue sobreseído de la mayoría de los cargos en su contra por el caso Taladros y sobre la exautoridad solo pesa una acusación por incumplimiento de deberes, un delito con pena menor pese a las pruebas que presentaron.

 

Solicitó una petición de Informe Oral (PIO) al Fiscal General del Estado Juan Lanchipa, para que explique «en detalle» esa situación; además, envió cartas a YPFB, Ministerio de Justicia y Contraloría General para que informen sobre el seguimiento al caso y si van a impugnar  el requerimiento de  sobreseimiento de «los delitos más graves» a favor de Achá.

Según Ortiz, existe una protección hacia Achá  de los más  altos niveles de Gobierno que es retribuida con el silencio del expresidente de YPFB, para no involucrar a las autoridades del MAS en el caso. Achá fue imputado inicialmente por los delitos de uso indebido de influencias, encubrimiento, contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, por la presunta contratación irregular que hizo YPFB por $us 148 millones a la empresa Drillmec, para la provisión de tres taladros.

 

RadioFides/Redacción Central

Tu comentario