Luego que la Central Obrera Boliviana rechazó la propuesta del Gobierno de otorgar un incremento del 2.5% al salario básico y congelar el mínimo nacional, los empresarios pidieron a las autoridades no ceder a los “chantajes y presiones” de la COB y mantenerse firmes en una posición que consideran coherente.

 

El gerente general de Instituto Boliviano de Comercio Exterior (Ibce), Gary Rodríguez, cree que pensar en un incremento del 7% está fuera de la realidad de la economía del país.

“Esperemos que el Gobierno mantenga la posición de coherencia y relista y no se deje presionara por la COB, no debe primar la presión sobre la racionalidad”, indicó el empresario.

Para Rodríguez no sirve de nada lograr incrementos salariales altos cuando está en juego la legalidad de las empresas, la cobertura y consideraciones sociales de los trabajadores.

 

RadioFides/Santa Cruz

 

Tu comentario