Productores piden el cese de la internación de pescado importado, aseguran que existe una afectación económica de 50 millones de dólares que va en desmedro de 25 mil familias, identificaron que el monopolio está en manos de 10 empresas.

 

El represéntate de los piscicultores de Santa Cruz, Beethoven Torrelio, lamenta que  el precio del pescado que llevan a la capital cruceña este por debajo del importado.

“A nosotros el kilo de pescado nos cuesta entre 15 y 20 bolivianos, queremos vender al consumidor final hasta en 30 bolivianos, pero las comercializadoras nos quieren pagara solo 10”, declaró Torrelio.

En Beni, el Servicio Departamental Agropecuario (SEDAG), reconoció que al país ingresa una gran cantidad de pescado de Brasil atentando a la economía de los productores primarios.

El responsable del (SEDAG) Beni, Julio Galarza atribuyó el contrabando a la demanda insatisfecha que existe en  Beni y Trinidad, activaron controles.

 

RadioFides/Nacional