Solo dos personas de las 39 que fueron vinculadas en el caso terrorismo se encuentran con detención preventiva en la cárcel de Palmasola, después 10 años del desbaratamiento de la supuesta célula terrorista que tenía la finalidad de dividir el país, a la cabeza de Eduardo Rosá, asesinado en el Hotel de las Américas el 16 de abril de 2019.

 

Uno de los imputados, Juan Carlos Guedes vinculado al caso guarda detención preventiva, dijo que el Gobierno utilizó el supuesto acto terrorista con fin político, considera que la única manera de acabar con el proceso es el cambio de administración de Gobierno.

Alcides  Mendoza, otro de los vinculados al caso, denunció que el proceso no avanza y lo único que consiguió es desgastar económicamente y física a los imputados.

El abogado, Gary Prado patrocinador de los acusados, indicó que el objetivo en la dilación del proceso es que la gente se canse y se declare culpable de algo que no cometió

 

RadioFides/Santa Cruz