El abogado, Thomas Becker, identificó una de las trabas por las que deben franquear los familiares de las víctimas de feminicidio, muchos de los operadores de justicia no hablan un idioma originario violando la Ley 269 que define que los servidores públicos deban manejar uno de los 36 idiomas originarios, además del castellano, para su permanencia laboral.

“Hay mucho impunidad podemos matar a la mujer y no sufrir condena, hay que arreglar las investigaciones, tenemos que dar interpretes a personas que no hablan castellano muy bien para buscar justicia “, declaró Becker en el programa el Café de la Mañana.

Trataron de identificar los huecos del  porque la ley 348 no funciona e identificaron tres elementos, recursos económicos, ven necesario ofrecer materiales básicos a los investigadores para que realicen su trabajo ya que observaron que deben  comparar sus herramientas (computadoras, cámaras fotográficas) lo que deriva en una deficiente investigación, interpretes para las personas que no hablan muy bien el castellano y  la luchar contra la discriminación.

En Bolivia hay una mujer que muere cada dos días víctima de feminicidio, cuestionan que siendo  uno de los primeros países en Sudamérica en aprobar una ley para  proteger a la mujer del feminicidio (Ley 348) continúen, Un grupo de abogados investigó 200 casos y se enfocaron en 8 para entender porque la cifra de  feminicidios no desciende.

 

RadioFides/C.M