El presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Oruro, Jorge Castillo, lamentó que el Gobierno no haya tenido la capacidad de esclarecer la muerte del sacerdote jesuita, Luis Espinal, y cuestionó que hasta la fecha no se haya podido desarchivar información importante de inteligencia del Ejército boliviano  que podría ayudar con dilucidar el caso.

“Preocupante después de 39 años no se pueda  esclarecer, es más el Gobierno se comprometió a desarchivar información importante que tiene inteligencia del Ejército, ahí podrí identificarse  a los responsables”, declaró Castillo a Radio Fides Oruro.

Castillo  cree que como  en un justo homenaje, el Gobierno que se dice de izquierda y levanta a todas luces la democracia que se vive en el país, debería ser trasparente y ordenar, desarchivar documentación del Ejército.

El 21 de marzo de 1980, Luis Espinal  fue secuestrado a media noche por un grupo de paramilitares que le golpearon hasta romperle el esternón y le dispararon 17 balas. En la madrugada del día siguiente, un campesino encontró su cuerpo desnudo y torturado en el barrio popular Plan Autopista de La Paz. Allí se erigió una cruz donde cada año se reúnen miembros de organizaciones sociales y religiosas para homenajear a uno de sus mártires por la democracia.

 

RadioFides/Oruro

Tu comentario