comunicó que la República del Perú le otorgó refugio político.

“El miércoles nos comunicaron que la República del Perú nos otorgó el refugió político. El tramité tardo unos meses, porque fuimos citados a varias audiencias donde demostramos con videos, publicaciones que el gobierno de Evo Morales nos perseguía por ser dirigentes cívicos opositores”, informó Larrazabal.

También sostuvo que “tengo la decisión de demandar a Evo Morales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la persecución a la que fui sometido y obligarme a dejar Bolivia”.

El excívico es acusado de delitos de secuestro, coacción y privación de libertad. “Por esos delitos se me acusó a mí y a un dirigente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Pedro Villca, no sé cuál es su situación actual”, dijo.

Recordó que dejó el país el 11 de abril del año pasado porque se enteró que el mismo día que un juez le otorgó detención domiciliaria, el Ministerio de Gobierno decidió revocar la medida y ordenó enviarle nuevamente al penal de San Pedro.

“Antes del 15 de febrero de 2017 ya habían problemas entre la Fejuve y el alcalde Édgar Ramos. Entonces, solicitamos un informe en el marco del Control Social, pero el Alcalde nunca quiso brindar su informe. Hasta ese momento la población no sabía que había actos de corrupción”, señaló Larrazabal.

También acusa al ex Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto,  de haber provocado un saqueo a la población acompañando de los habitantes de municipios cercanos a Achacachi.

LA PAZ/Fides