Tropas venezolanas lanzaron el sábado gases lacrimógenos a unas 200 personas que buscaban pasar a Colombia tras el cierre temporal de la frontera dispuesto por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, según un testigo Reuters.

El enfrentamiento surgió cuando el grupo forcejeó con integrantes de la Guardia Nacional antimotines, y los uniformados respondieron para dispersarlos.

Varios cientos de guardias nacionales, con equipos antimotines, bloquearon desde el amanecer del sábado los puentes fronterizos venezolanos que comunican con la población colombiana de Cúcuta para impedir el paso de la ayuda humanitaria que la oposición aspiraba comenzar a pasar pese al rechazo del presidente Nicolás Maduro que se niega aceptar la ayuda.

Con barreras de metal, colocadas en medio de la vía, los militares cerraron el paso en las calles aledañas a los puentes mientras cientos de ellos se aportaron en las cercanías de los pasos fronterizos que comunican las localidades venezolanas de Ureña y San Antonio del Táchira con Cúcuta, donde opera el principal centro de acopio de la ayuda donada por Estados Unidos.

Al grito de “traidores” y “vende patria”, decenas de transeúntes, que acostumbran pasar a diario desde Ureña hasta Cúcuta, increparon a los guardias nacionales por bloquearles el paso.

En San Antonio del Táchira, la mayor localidad fronteriza del lado venezolano, también se dieron expresiones de malestar entre los habitantes por el cierre de las vías.

“Ojalá que acabaran de venir los gringos de una vez”, afirmó José Alberto Jiménez, un vendedor de café y cigarrillos que trabaja en la frontera, al quejarse de la acción de los militares venezolanos y la profunda crisis que azota al país suramericano. “Nosotros estamos huyendo de Venezuela para sobrevivir”, agregó.

La oposición ha llamado a masas de venezolanos a ayudar a que camiones que llevan las casi 200 toneladas de ayuda humanitaria proveída mayormente por Estados Unidos en las últimas dos semanas a cruzar varios puentes en Colombia.

Una vez los camiones lleguen a la frontera enfrentarán una prueba crucial: Si las tropas de guardia al otro lado de la frontera los dejarán pasar o no.

«Creemos que la ayuda va a entrar», dijo el líder opositor David Smolansky. «Va a ser tanta la gente que se va a congregar en la frontera y en distintas ciudades del país que no va a ser posible detenerlo».

UREÑA, VENEZUELA/Agencias

Tu comentario