Una histórica cumbre sobre pedofilia comenzó este jueves en el Vaticano bajo la guía del Papa Francisco, quien pidió transformar «este mal en una oportunidad de conciencia y purificación».

La reunión sobre «La Protección de los Menores en la Iglesia» se celebra hasta el domingo en el aula nueva del Sínodo.

«Que María nos ilumine para buscar curar las graves heridas que el escándalo de la pedofilia causó ya sea en los pequeños como en los creyentes», agregó el pontífice, invitando a «escuchar el grito de los niños que piden justicia».

Francisco exigió a los obispos «concreciones» en la toma de decisiones. Los fieles esperan medidas concretas y eficaces» en torno a este flagelo.

«Ante el flagelo del abuso sexual por parte de hombres de la Iglesia contra menores, pensé en pedirles a ustedes, patriarcas, cardenales, arzobispos, obispos, superiores religiosos y líderes, que juntos escuchemos al Espíritu Santo y con docilidad bajo su guía escuchemos el grito de los pequeños pidiendo justicia», sostuvo.

Y agregó: «Cae en nuestro encuentro el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda sobre cómo enfrentar este mal que aflige a la Iglesia y la humanidad».

Francisco dijo que «el pueblo santo de Dios nos mira y nos espera no con simples y obvias condenas, sino con medidas concretas y efectivas», indicó.

Participan en el encuentro los presidentes de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica, los jefes de las Iglesias Orientales Católicas, los representantes de la Unión de los Superiores Generales y de la Unión Internacional de las Superioras Generales, miembros de la Curia Romana y del Consejo de Cardenales.

EL VATICANO/Agencias

Tu comentario