El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, Igor Echegaray, confirmó el viernes que existen 47 detenidos y tres policías heridos en los enfrentamientos suscitados desde la víspera en el municipio de Warnes, distante a 20 kilómetros al norte de la capital cruceña, entre policías y vecinos que reclaman obras a la alcaldía de esa población.

“Hemos tenido un saldo muy trágico por la agresión sufrida a uno de nuestros funcionarios ocasionándole múltiples contusiones, pero lo más grave de esta situación es que se encuentra con un traumatismo encéfalo craneano, por el que ha sido sometido a una operación, hay otros dos policías heridos y golpeados que fueron dados de alta y 47 aprehendidos y puestos a disposición de la autoridad judicial competente”, informó Echegaray.

Explicó que el mayor enfrentamiento se produjo por el rechazo de los vecinos de desbloquear la carretera al norte del departamento de Santa Cruz, que obligó a los policías a utilizar gases lacrimógenos para despejar la vía.

Agregó que desde esta jornada la carretera se encuentra expedita, con resguardo policial, mientras los vecinos sentaron vigilia cerca de los predios de la Policía en Warnes.

Echegaray dijo que en horas pasadas se vivieron momentos tensos con los pobladores que se trasladaron a la puerta de la Policía, para exigir la liberación de sus compañeros, hecho que obligó al uso de elementos de dispersión para resguardar y evitar la toma de los predios policiales.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, convocó a las partes en conflicto a dialogar, desde las 16.00, sin embargo, los pobladores pusieron como condición la liberación de los detenidos.

Por su parte, el alcalde de Warnes, Mario Cornembold, calificó esa medida de política, porque se convocó a los vecinos a dialogar, pero ese sector persiste con sus protestas.

 SANTA CRUZ/