San José y Bolívar entregaron todo en el campo, sin doblar el brazo hasta el final del cotejo, que concluyó con un empate a cuatro goles en una noche que dejó conforme a la mayoría de los espectadores por la cantidad de tantos y el rendimiento que hubo en el estadio Jesús Bermúdez.

Con el arquero Carlos Lampe, flamante contratación de los santos, en el palco, San José pasó una mala noche y siempre en el afán de revertir el marcador. Cuando el equipo de la «V» azulada pasó al frente, su alegría duro sólo unos instantes, porque la Academia emparejó la cuenta y con este punto se acomodó como el líder solitario en el Apertura.

Un cabezazo de Callejón abrió la cuenta a los ocho minutos a favor de los celestes, tras sacar ventaja de un tiro de esquina ante una pasiva marcación de los centrales. Con esa ventaja, la visita hizo un desplazamiento más riguroso y mantuvo una línea de juego.

Carlos Saucedo devolvió la alegría a los seguidores del santo con el empate (1-1) conseguido a los 43´. El delantero se lanzó por el balón ante un rebote corto que dio el arquero Rodrigo Banegas frente a un disparo de Javier Sanguinetti.

La balanza volvió a inclinarse al lado bolivarista (2-1) con apenas dos minutos de iniciadas las acciones del complemento. De primera, Arce habilitó a Pereyra, quien ingresó al área para definir con pierna derecha delante del golero Saidt Mustafá.

Dentro de los diez minutos de la segunda etapa la cuenta sufriría variantes en un abrir y cerrar de ojos. Saucedo, de nuevo, emparejó las cifras (2-2) con una definición de cabeza (52´) después de ganar la posición a un defensor.

Dos minutos después, Jair Torrico falló en el control de la pelota cerca del área grande, donde merodeaba Saavedra para quedarse con el balón y definir delante del pórtico, colocando a la Academia arriba por 3-2.

Los santos reforzaron la zona de ataque con el ingreso de Yasmani Duk. El delantero fue a buscar la pelota dentro del área, logrando su propósito a los 72´ cuando conectó de cabeza hacia abajo y dejó el marcador igualado (3-3).

Todavía habría mucho camino por recorrer. A los 78´, Saucedo superó a la defensa para convertir el 4-3 con golpe de cabeza. Era la primera vez en el cotejo que el local pasaba adelante; sin embargo, esta satisfacción duró poco, porque Marcos Riquelme (82´) emparejó las acciones (4-4) con su definición dentro del área en medio de rebotes.

Hasta el final, hubo momentos de nervios entre el público con un disparo de tiro libre de Arce (89´) que fue a impactar contra el travesaño. Este fue el segundo palo de los celestes, porque a los 34´, Callejón también hizo mover el marcador.

ORURO/APG