Un nuevo capítulo se sumó este jueves a la guerra de poderes públicos y puso al rojo vivo la tensión política en el país, luego de que la Fiscalía General anunciara la apertura de pesquisas a autoridades designadas por el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó.

La lupa de los investigadores oficialistas apunta a las nuevas cúpulas directivas de la estatal petrolera PDVSA, y su principal filial que opera en Estados Unidos, CITGO, nombradas en forma “ilegal e inconstitucional”, por la Asamblea Nacional (AN) de mayoría opositora.

Asimismo, serán sometidos a la lupa del Ministerio Publico, los Embajadores “fantasmas” nombrados por “el usurpador” Juan Guaidó, jefe del Parlamento y autoproclamado presidente interino de Venezuela desde el pasado 23 de enero.

“Esto es una burla, un circo que se está montando para pisotear nuestra Constitución”, dijo Tarek William Saab, fiscal general designado por Constituyente de mayoría chavista.

Indicó que todos los designados por el Parlamento- que según el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) está en desacato desde el 2016, por lo que sus decisiones son nulas-, “han aceptado ser nombrados por un órgano que no es competente”.

“La conducta de estos ciudadanos, que han actuado todos ellos auspiciados algunos por gobierno extranjeros se puede calificar como conspirativa contra la paz ciudadana, el orden constitucional y la integridad de todas nuestras instituciones”, precisó.

En la víspera el Legislativo designó las directivas “ad hoc” de Pdvsa y Citgo,y anteriormente había nombrado a varios embajadores. “Primera vez en el planeta tierra que un usurpador ocupa dos cargos de jefatura de poderes públicos nacionales. Solo en su mente es a la vez jefe del poder Ejecutivo porque nadie lo eligió, un ciudadano a quien se le han pedido medidas cautelares ante el TSJ, y a la vez es jefe de otro poder público que es el Legislativo”, cuestionó.

CARACAS, VENEZUELA/Agencias