La persona, quien denunció a Gustavo, Santos Vargas, el descuartizador de una familia de bolivianos en Brasil, en entrevista en AM del Grupo Fides, dijo sentirse con temor a una represalia por parte de la familia de asesino múltiple.

El colaborar dijo:  “siento temor, porque era una persona que es asesina y tenía relaciones  sospechosas y levanta temor de mi familia y también de los vecinos”.

Esta persona pidió mediante AM que el Ministro de Gobierno, Carlos Romero, les brinde protección y seguridad, pues “hice esto por el bien de la sociedad, sin pensar las consecuencias que ahora afrontamos”.

Después contó que: “En la fecha 11 de enero veo un reportaje en la televisión sobre la muerte de la familia. Minutos después una persona vino a la casa donde un hombre a alquilar la pieza que ofrecíamos, pese a que se cubría con una gorra lo reconocí y di parte a la  policía”.

“Esta persona alquiló la pieza. Me anime, y llame a la Policía, pero primero me derivaron a otro teléfono y allí  me atiende un teniente que me dice que un operativo en curso pero nada. Después llame a la Fiscalía y creyeron que era una broma”, prosiguió.

El denunciante dijo que “comparó las fotos publicadas en los periódicos y la copia del  carnet  que dejó en la vivienda. Con estas pruebas busque a la Fiscal del caso, quien primero dudó y después me contacta con un coronel y él con un teniente que vino a la  casa a reconocer al asesino”.

LA PAZ/Fides