Oriente Petrolero sacó el temple en un compromiso que parecía escaparse de sus manos y con esa determinación ante la adversidad logró revertir el marcador para anotar un triunfo por un marcador de 2-1, la noche de este sábado, en el estadio Ramón Aguilera Costas.

La cuenta fue abierta con un zurdazo de Rudy Cardozo, desde fuera del área, enviando la pelota al lado derecho del arquero Rómel Quiñónez, a los 28´. La ejecución del disparo, desde una distancia de 35 metros, fue letal y dejó sorprendidos a los marcadores que no atinaron a cerrar el ángulo.

En un momento en el cual Oriente Petrolero necesitaba del concurso de todos los jugadores, a los 34´, el delantero Castillo fue expulsado por doble amonestación y mermó al elenco.

Desde la banca, el entrenador Mauricio Soria quiso restaurar el equilibrio en el equipo con la inclusión de Sergio dos Anjos en la zona defensiva y Norberto Palmieri en el medio sector. La funcionalidad del equipo fue recobrada; sin embargo faltaba del gol.

La tranquilidad en el lado de Oriente Petrolero llegó recién en el complemento (72´). En la primera pelota que alcanzó a tocar, el volante Juan Ribera igualó las acciones con un excelente disparo de larga distancia sin dejar que el balón rebote, colgando al guardameta Daniel Vaca.

Con un elenco en su mayoría alterno, por la proximidad de su juego ante Libertad (Paraguay) por la Copa Libertadores de América, el Tigre estaba apretando a los locales y acercándose a la obtención de un buen resultado.

En una acción individual, Dos Anjos eludió a los rivales para abrirse un surco dentro del área y dio una habilitación en profundidad para Carlos Áñez, quien definió por debajo de la salida de Vaca colocando arriba al plantel a un minuto del final reglamentario del cotejo.

Poco podía hacer The Strongest para cambiar este resultado. Sobre el final (90´) su panorama se empeoró con la expulsión de Henry Vaca por doble amonestación.

SANTA CRUZ/APG