Elsa Flores, es la excompañera de Evo Morales. Ella recuerda a un Evo niño, cursando sus estudios primarios en Jujuy entre los años 1965 y 1966. “Evo tuvo la oportunidad de hacer sus primeros años escolares aquí, primero y segundo grado, en una escuela pública y gratuita”, dice.

“Recuerdo bien a Evo porque no podía hablar bien el castellano. Su lengua nativa era el aimara”, apuntó Flores, y al referirse a la polémica por el trato recibido por Manuel Vilca, se mostró decepcionada “porque nosotros los argentinos somos muy solidarios. Me sorprende sabiendo que Evo Morales estudió en nuestro país. Aquí es donde aprendió a leer y a escribir”, remarcó.

“Creo que es un desagradecido, porque nosotros brindamos a los países hermanos la posibilidad de educarse” y además consideró que “si un jujeño tuvo un accidente, debería ser atendido en un hospital público de Bolivia en forma gratuita. Evo debería haber manifestado esa reciprocidad que nosotros tuvimos con él, en Jujuy, y que tenemos en la atención de salud a los hermanos bolivianos”, declaró.

“Esto es una ingratitud” de Evo Morales, acotó Flores, quien insiste en que el trato hacia los bolivianos siempre ha sido humano y que el jujeño Manuel Vilca “es una persona que sufrió un accidente, no fue enfermo, por lo tanto debería haber sido atendido en forma urgente y gratuita”.

En una entrevista donde se refirió a su niñez, Evo Morales recordó: “Era obligación del Estado argentino que los hijos de los zafreros vayan a clases” y también reconoció que en la Argentina conoció el “catre”, ya que él y sus hermanos estaban acostumbrados “a dormir en el suelo”.

También existen registros de que Evo Morales cursó estudios en Salta. Con todo, la ingratitud de su gobierno no sólo se ve reflejada en el trato deshumanizado en materia de salud, sino también en el excesivo costo del combustible que deben pagar los extranjeros que viajan en vehículo particular hacia territorio boliviano.

JUJUY, ARGENTINA/Tomado de Jujuy al Día