Los indicadores de la deuda externa boliviana muestran amplio margen y holgura, expresó el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, con base en los datos difundidos por el Banco Central de Bolivia (BCB).

“Tenemos una deuda sostenible, manejable y somos unos de los países con menor deuda externa sobre el PIB (Producto Interno Bruto) en la región, gracias a las políticas económicas que aplicamos”, explicó el viceministro.

La deuda externa pública de Bolivia alcanzó 9.944 millones de dólares hasta el 30 de noviembre pasado, alrededor de una cuarta parte del PIB, según el BCB.

En noviembre de 2018, pasó a representar el 24,8 por ciento respecto del PIB, muy por debajo de los límites fijados por organismos internacionales.

La relación de la deuda sobre el PIB alcanzó este porcentaje (24,8 por ciento), cuando su límite referencial es del 50 por ciento, según el criterio de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Entre 1950 y 2005, el promedio anual fue del 50 por ciento respecto del PIB en el país sudamericano.

A su vez, la relación del servicio de la deuda sobre exportaciones alcanzó el 6,7 por ciento hasta noviembre anterior, cuando el límite referencial del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) es del 20 por ciento.

Durán sostuvo que esta condición refleja un endeudamiento público sostenible, con indicadores situados por debajo de los límites establecidos en los estándares internacionales.

Los principales acreedores de la nación corresponden a organismos internacionales.

Es el caso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuya deuda alcanza 2.829 millones de dólares; el Banco de Desarrollo de América Latina, con 2.419 millones de dólares; y el BM, con 841,6 millones de dólares.

LA PAZ/