El ministro de Gobierno, Carlos Romero, restó el jueves valor al informe de una comisión internacional sobre posibles daños ambientales en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

“No tiene valor para nada. El único valor que tiene es para cobrar sus emolumentos jugosos seguramente de parte las transnacionales a las que responden”, dijo en una entrevista con los medios estatales .

Una comisión del denominado Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza visitó en agosto de 2018 el Tipnis e identificó, según su informe, “daños ambientales por deforestación y persecución a indígenas por la defensa de su territorio”.

Romero aseveró que su despacho envió a esa comisión internacional una gran cantidad de documentación y videos, entre otros, que revierten esa impresión y que, por el contrario, muestran que Bolivia es uno de los pocos países que respeta y defiende los derechos de los pueblos indígenas.

“Cuatro piratas que forman parte de ONG’s no van a venir a calificar el proceso boliviano, un proceso que es un ejemplo mundial en materia de reconocimiento y efectivización de derechos de todos los indígenas”, sentenció.

A su juicio, los “cuatro funcionarios” extranjeros que realizaron el cuestionado informe deberían llegar a Bolivia a aprender antes de juzgar al Gobierno, porque no son quienes tengan que fiscalizar el trabajo que realiza el Estado en la protección del medio ambiente y de los pueblos indígenas.

LA PAZ/Agencias