La gerente Táecnico del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), María Esther Peña, en diálogo con radio Fides, informó que un año más Bolivia cierra con un balance negativo la balanza de exportaciones e importaciones.

“Bolivia cierra una gestión más con un saldo comercial negativo, puesto que las importaciones superan con 365 millones de dólares a las exportaciones. No obstante, existe una importante mejora en relación al 2017, cuando la balanza comercial tuvo una diferencia de 970 millones de dólares en favor de las importaciones”, indicó Peña.

Según el IBCE, Bolivia exportó, entre enero y octubre de 2018, un valor de 7.653 millones de dólares, mientras que las exportaciones en el mismo periodo de 2017 alcanzaron solamente a 6.781 millones.

Explicó que las exportaciones bolivianas crecieron en un 13 por ciento en comparación a 2017, pero aún se mantiene el saldo negativo con las importaciones.

Para Peña una medida para revertir este déficit es el de dejar la dependencia de la exportación de hidrocarburos y minerales y fomentar las exportaciones agrícolas, forestales y manufactureras.

La funcionaria del IBCE explicó que los montos de ingreso por exportaciones están ligadas al precio internacional de las materias primas como son el gas y los minerales.

Peña explicó que una de las medidas para mejorar la exportación es la diversificación de puertos y recomendó el dar mayor importancia a la hidrovía Parana – Paraguay y fortalecer a los puertos: Aguirre y Gravetal y consolidar nuestra salida al océano Atlántico.

LA PAZ/Fides