El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, aseguró el viernes que la posibilidad de que Petrobras reduzca a la mitad la compra de gas boliviano representa una «ventaja», porque eso le permitirá a Bolivia comercializar el energético de forma directa a los consumidores brasileños.

«Antes teníamos un contrato entre una empresa estatal YPFB y una empresa estatal Petrobras. Petrobras tenía la posibilidad de distribuir el gas a todas las industrias de Sao Paulo, pero hoy, con estas nuevas condiciones, es una gran ventaja y oportunidad para el gas boliviano, porque nosotros podremos, al abrirse el mercado, comercializar y distribuir en Brasil», dijo Sánchez a un medio de La Paz.

Petrobras tiene previsto limitar sus operaciones de transporte de gas natural y comercialización para dedicarse a la exploración y explotación, lo que favorece la entrada de nuevos agentes para satisfacer la demanda del mercado brasileño.

El ministro agregó que en los próximos días se prevé firmar acuerdos de venta de gas a Brasil, pero con empresas privadas, por lo que los costos serán mayores a los actuales acordados con Petrobras.

No obstante, Sánchez aclaró que el contrato de venta de gas a Petrobras fenece el 2019, aunque debido al volumen pendiente de entrega los despachos continuarán hasta el 2023, como mínimo.

Todavía falta enviar 1,7 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas a ese país, apuntó.

LA PAZ/