Juan Carlos Herrera Beltrán, el único procesado en el caso de las explosiones de febrero en Oruro fue liberado la tarde de este jueves, después que un juez lo favoreciera con la detención domiciliaria.

“Salgo feliz y muy decepcionado de la justicia. Después de estar ocho meses detenido en vano, sin conocer ningún resultado en la investigación y pido se encuentren a los verdaderos culpables”, indicó Herrera en la puerta del penal de San Pedro.

Herrera fue encarcelado a pedido de la Fiscalía, que en su investigación determinó que el acusado realizó la explosión del 10 de febrero por motivos pasionales, pero ni la Policía ni el Ministerio Público lograron comprobar esta tesis.

Por su parte su abogado defensor, Daniel Pita anunció que seguirán afrontando este proceso hasta que se esclarezca y se demuestre la inocencia de su defendido.

“Durante la investigación la Fiscalía no pudo demostrar la teoría de la Fiscalía y se ha ido  cayendo. El examen psicológico dio que no tenía ninguna alteración mental, además sufrió un tratamiento cruel: como el de presencial la necropsia de su única, para sacarle un pedazo de hueso para comprobar su paternidad”.

ORURO/Fides