El secretario Ejecutivo de la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia, José Luis Ramos, aseguró que su sector continúa en estado de emergencia por el inicio de la fiscalización de Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) a sus afiliados en los mercados.

“Eso de que no está entrando a los mercados, de que no hay fiscalización, es una mentira, aquí tenemos nosotros el documento de fiscalización y efectivamente se está fiscalizando a ocho compañeros de los mercados de Santa Cruz, y los han multado con montos hasta de ocho millones de bolivianos. El fin de estas fiscalizaciones es migrar a los vendedores de carne al régimen general”, sostuvo Ramos.

El dirigente aseveró que en el ampliado de la semana pasada se determinó plantear este tema de los “abusos de Impuestos Nacionales”, al presidente Evo Morales en la reunión del próximo 7 de diciembre.

Ramos también pidió al Gobierno, fiscalizar a los grandes distribuidores de carne del país y no a los pequeños que venden en mercados y centros de abasto en las ciudades.

LA PAZ/Fides