Las curtiembres en El Alto se quejan porque cada vez tienen menos pedidos.