La migración y las crisis en Venezuela y Nicaragua serán los temas dominantes en la 26ta Cumbre Iberoamericana que reunirá este jueves y el viernes a 14 presidentes, dos jefes de gobierno y al rey de España en la ciudad colonial de Antigua, Guatemala.

Los debates se desarrollarán bajo la sombra del éxodo de unos 10.000 migrantes que transitan dispersos actualmente por territorio mexicano, desde su inicio el 12 de octubre pasado de San Pedro Sula, Honduras.

Los contingentes que comienzan a llegar a Tijuana, frontera con Estados Unidos, representan, a juicio de defensores de derechos humanos y analistas, un llamado de atención sobre el grave problema de la violencia y la pobreza crónicas que azotan a la región centroamericana. Los jefes de Estado y de gobierno deberán pronunciarse sobre este asunto colocado como prioridad en la agenda política del presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien ha denunciado “una inminente invasión” de su territorio por parte de los centroamericanos y ha enviado más de 5.000 militares a la frontera con México para frenarlo.

Trump además anunció la suspensión de la ayuda financiera que otorga a Guatemala, El Salvador y Honduras por permitir la salida de miles de sus ciudadanos.

El encuentro en Guatemala tendrá como telón de fondo el éxodo de más de tres millones de venezolanos que se han visto orillados a salir de su país a causa de la crisis política, económica y social en su país, sobre todo por la escasez de alimentos y medicinas, atribuido por las políticas del gobierno.

La salida en masa de los venezolanos ha puesto en jaque sobre todo a Colombia, receptora de al menos un millón de venezolanos, sin contar a Perú, Ecuador y Brasil, entre otros países.

Otro de los temas que estaría en la agenda es la grave situación política y social en Nicaragua, a raíz de los enfrentamientos entre grupos de la oposición con fuerzas del orden que arroja 535 muertos en siete meses.

ANTIGUA, GUATEMALA/Agencias