El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Johnny Aguilera, descartó este martes que el niño Jhoel fuera sacrificado por uno mineros en la localidad de Cosmipata, una vez conocido el informe de una comisión interinstitucional investigadora.

“Está descartada la posibilidad de que el niño hubiera sido sacrificado o estuviera enterrado en la zona. El área fue rastreada con canes y personal humano de la Policía y de Instituto de Investigaciones Forenses (Idif) y no se encontró ningún rastro de restos humanos”. Detalló Aguilera.

Para el oficial de Policía la nueva línea investigativa tendrá dos ejes, la desaparición por trata y tráfico de personas o que el niño dejo su hogar de forma voluntaria.

Los padres de Jhoel denunciaron que los componentes de cooperativa Santa Barbará de la localidad Cosmipata, raptaron a su hijo, quien fue sacrificado como una forma de tributo para mejorar su explotación de oro.

El lunes 35 personas de la FELCC, Idif y Ministerio de Justicia se trasladaron hasta la cooperativa minera para comprobar si realmente el menor fue sacrificado.

LA PAZ/Fides

Tu comentario