Sonia Aliaga y Norberto Condori Chambi, padre de Jhoel Condori Aliaga, de 8 años de edad, denunciaron que su hijo, que desapareció el 14 de septiembre en la población de Pusillane, de la provincia Muñecas, del departamento de La Paz, pudo haber sido enterrado vivo “como ofrenda” en la mina Cosmipata – Santa Bárbara.

“Mi hijo está enterrado vivo mismo dicen (los comunarios) como Wuajt’acha (ofrenda) que le han enterrado en un socavón, adentro de la mina está bajo tierra”, relató la madre, según un reporte de radio Fides.

Por su parte, el padre aseguró que aparecieron testigos que les informaron que se llevaron a su hijo a dicha mina.

La madre pidió ayuda. “Yo pido, ayúdenme a rescatar a mi hijo está enterrado vivo en la mina, dicen, entonces pido a toda la gente que me ayuden, no puedo estar así, dos meses que no puedo encontrar a mi hijo”, indicó.

La progenitora también cuestionó la actuación del fiscal de Chuma, Calos Mariaca, pues al parecer ya no quiere atender su caso, pues lo llaman y no contesta el celular.

Este hecho, según los padres de Jhoel, no sería el primero. “Según (dicen), los trabajadores de esa mina anteriormente ya les han encontrado cadáveres, tres cadáveres dice que han encontrado, entonces están acostumbrados, (…) quiero encontrar a mi hijo”, afirmó.

Por su parte el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Jhonny Aguilera, informó que están realizando uno trámites que les permita enviar una nueva comisión para trasladarse hasta el lugar. Anteriormente se intentó ingresar al lugar pero no fue posible.

“(Ir) Esta vez ya reforzada, por miembros de la institución pero que además sea acompañada por el Ministerio Público, ha habido circunstancias ajenas a la voluntad policial que han impedido primero, la confirmación de esta denuncia, ver si es verdad, y la segunda, el rescate del cuerpo si es que fuera verdad”, apuntó.

LA PAZ/Fides

Tu comentario