A partir de este miércoles entra en vigor la legalización de la marihuana con fines recreativos en Canadá, iniciativa aprobada por el 70 por ciento de los ciudadanos del país, según encuestas.

El proyecto legislativo, bandera de campaña del actual primer ministro, Justin Trudeau, fue presentado por los liberales en el Parlamento, que lo avaló a finales del pasado año en la Cámara de los Comunes y el Senado lo pasó en junio.

Aquí era permitido el uso legal de la droga con propósitos medicinales desde 2001; sin embargo, Trudeau propuso expandir el consumo al modo recreativo.

Según la nueva ley, la hierba la producirán compañías privadas bajo licencia gubernamental; la posesión no podrá exceder los 30 gramos, mientras que la edad mínima de compra y consumo será de 18 años, aunque las provincias podrán establecer sus límites.

De esta forma Quebec y Alberta mantendrán la señalada por Ottawa, pero en el resto del territorio nacional será de 19 años.

Otro punto en el que hay diferencias es en cuanto al cultivo doméstico, pues a nivel federal la tolerancia es de hasta cuatro plantas por vivienda, lo que rechazan completamente Manitoba y Quebec.

El lunes Trudeau tranquilizó a los ciudadanos del país, debido al reto que significan las transformaciones que implicarán las nuevas leyes.

Al defender la medida, el primer ministro dijo que ‘Canadá tiene un sistema que está fallando’, el cual ‘no protege a los jóvenes o las comunidades de la participación’ del crimen organizado en el comercio de la droga.

‘Es por eso que estamos en el proceso de legalizarlo’, subrayó el gobernante en el Parlamento.

TORONTO, CANADÁ