Una investigación del especialista en temas de desarrollo económico, Enrique Velazco, establece que existen inconsistencias en la manera cómo se ha medido el crecimiento del PIB de los últimos 12 meses y que es muy improbable que el índice sea superior al 4,5%, lo que implicaría que el Gobierno ha falsificado algunos indicadores.

Velazco, en su investigación, cree que ha sido distorsionada la manera cómo se ha medido el crecimiento del sector agropecuario y, con ello, se logró ficticiamente hacer que el crecimiento general fuera mayor al 4,5%, permitiendo así que se deba pagar este año nuevamente el segundo aguinaldo.

Según los datos oficiales, en los 12 meses previos al 30 de junio de 2018 el PIB creció en un 4,61%.

El estudio de Velazco, titulado “¿Es veraz el 4,61% de crecimiento del PIB?”, encontró datos que rompen inexplicablemente las tendencias establecidas desde hace 35 años sobre los volúmenes de producción, superficie cultivada y rendimientos (productividad) de la “agricultura no industrial” (en general, la producida por campesinos y pequeños agricultores).

El crecimiento promedio 2012-2016 del sector agropecuario fue de 4% anual, pero entre el primer trimestre de 2017 y el segundo trimestre de 2018 el INE registra un índice que casi duplica aquello (y llega al 7,5%).

Dentro de ese sector agropecuario está el subsector de “agricultura no industrial”. Este creció en un 2% en promedio entre 2006 y 2016, pero registró un insólito aumento del 8,7% en 2017.

El reporte de Velazco establece que este notorio e imprevisto crecimiento del PIB sectorial no se sustenta en una mayor producción, en un incremento de la superficie cultivada ni en el aumento de la productividad.

De hecho, los datos del INE muestran que la producción total de la “agricultura no industrial” cayó a 6,2 millones de toneladas métricas en 2016-17, frente a las 6,7 millones de toneladas que se produjeron en 2014-15.

LA PAZ/Tomado de Brújula Digital