Los choferes de El Alto anunciaron una serie de medidas de presión a partir del lunes, contra funcionarios de la Autoridad Nacional de Hidrocarburos (ANH), quienes cometen una serie de arbitrariedades en la renovación del B – Sisa, informó el dirigente del sector Víctor Tarqui.

“Los funcionarios de la ANH están cometiendo una serie de arbitrariedades para la renovación y entrega de los B – Sisa, por eso desde el lunes realizaremos vigilias en las estaciones de servicio de El Alto y también no permitiremos la presencia de los empleados de la ANH en El Alto”, indicó Tarqui a radio Fides.

Según el dirigente los funcionarios estatales realizan exigencias como la presentación de documentos originales “sin considerar que muchos de nuestros compañeros tienen sus vehículos con crédito bancario y por tanto sus papeles están en el banco o con quienes les prestan dinero”.

También agregó que el tiempo para renovar el B-Sisa es muy largo, pues los funcionarios son lentos y tratan de averiguar toda la historia del vehículo, como ser las multas, sanciones o las veces que carga combustible.

El B-Sisa es un requisito impuesto por el Gobierno para controlar la venta de combustibles a todos los vehículos de Bolivia.

LA PAZ/Fides