El vicepresidente Álvaro García Linera indicó este lunes: “No estamos felices por la resolución que ha tomado la Corte, pero está claro que lo que ha hecho la Corte es cerrar una puerta dejando abiertas muchas otras puertas que Bolivia debe usar para viabilizar su derecho a un acceso soberano”.

Después agregó: “La Corte ha abierto las vías del diálogo y nos ha remitido al conjunto de mecanismos y procedimiento de las Naciones Unidas en cuanto a la solución pacífica de conflictos entre estados. A partir de lo que la Corte ha pronunciado, Bolivia sabrá escoger los mejores mecanismos que establece la Carta de las Naciones Unidas en cuanto a resolución de conflictos entre Estados”, señaló.

Además, destacó que la situación boliviana respecto a su demanda marítima es mejor que hace cinco años, ya que hoy “el mundo está al tanto de nuestro derecho y lo que pasó hace 139 años (en referencia a la Guerra del Pacífico)”.

También resaltó que, a partir del fallo de la Corte de La Haya, hay otras dos consideraciones positivas para el país. La primera, dijo, es que la CIJ reconoció que Bolivia nació a la vida republicana con costa marítima; la segunda es que reconoció que el Tratado de Paz de 1904 no resolvió los temas pendientes entre Bolivia y Chile.

En ese sentido, García Linera aseguró que el Gobierno ha hecho “su mejor esfuerzo” en este tema y evitó hablar de las posibles “consecuencias políticas” que supondrá esta derrota en La Haya.

LA PAZ/Fides