El presidente de Bolivia, Evo Morales, llevó hasta la Asamblea General de las Naciones Unidas la reclamación marítima de su país a Chile, a pocos días de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya dicte sentencia en la demanda sobre este caso.

El mandatario boliviano ocupó la mitad del discurso pronunciado ante la Asamblea de la ONU para referirse a la demanda planteada por su Gobierno en 2013 ante la CIJ en pos de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme un acceso soberano al Pacífico para Bolivia, decisión que se conocerá el lunes 1 de octubre.

“Bolivia tiene la certeza de que la decisión que adopte la CIJ, independientemente de sus alcances, marcará un nuevo tiempo en la relación de Bolivia y Chile para enfrentar el futuro con altura, para explorar soluciones mutuamente aceptables y duraderas”, sostuvo el gobernante boliviano.

Señaló que ambos países deben esperar “con serenidad una decisión judicial que, más allá de sus aspectos formales, puede abrir un nuevo tiempo de paz, justicia y fraternidad”.

Según Morales, esta causa “pone a prueba la responsabilidad compartida de dos Estados para acordar soluciones justas en el marco del derecho internacional” e insistió en que su país tiene “el mejor propósito” de lograr con Chile una solución “duradera, sostenible y mutuamente satisfactoria” al centenario conflicto.

A su juicio, este caso merece la atención de los Estados miembros de la ONU, pues la decisión que tome “su principal órgano de justicia habrá sentado un precedente” en la solución de diferencias, en contraste al pasado “cuando se fundaban sólo en la dominación de la victoria bélica”.

Vale recordar que la sentencia que se entregará en La Haya será inapelable y de obligado cumplimiento, por lo que supondrá el último episodio judicial en este litigio.

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS/Agencias

Tu comentario