El niño Sebastián, a quien le extirparon por error un riñón sano (5 de septiembre), viajo este martes a Brasil donde será tratado en el Instituto de Tratamiento de Cáncer Infantil de Brasil (Itace).

La médico oncóloga, Yolanda Ernst, explicó que Sebastián viaja asistido de dos médicos especialistas; un nefrólogo y un pediatra de emergencia, que llevarán el equipamiento necesario. Además, para que no pueda tener complicaciones el pequeño, el lunes fue sometido a una sesión de hemodiálisis.

De acuerdo a la oncóloga Sebastián permanecerá en Brasil el tiempo que sea necesario, pues eso dependerá de la respuesta que tenga el organismo del niño a los nuevos procedimientos.

Con relación a los gastos que erogarán durante la estadía de Sebastián en Brasil, el abogado de la familia del niño, Felipe Hurtado, reconoció que el gobierno de Brasil se interesó en el caso y a través de una especie de favor, gracias a las gestiones de una funcionaria del hospital Oncológico de Santa Cruz.

“Lo importante es que se pueda controlar el cáncer en el niño, eso nos tiene muy preocupado y su traslado a Brasil nos llena de esperanzas. El tema de la radioterapia y la quimioterapia es muy fuerte para un niño”, indicó Hurtado.

Sin embargo, la directora general de la Niñez del Ministerio de Justicia, Ninoska Durán, contradijo las declaraciones del abogado de la familia afectada al señalar que desde el Gobierno se gestionaron los pasajes aéreos para los doctores que acompañan a Sebastián, los padres y el mismo niño.

“Se coordinó entre el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Salud y también la Cancillería para que puedan ser recibidos por la misión diplomática en San Pablo (Brasi)”, indicó Durán mediante una nota de prensa de la institución gubernamental.

SANTA CRUZ/Fides