El comité ejecutivo nacional de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (CSTPB), se declaró en emergencia ante la conminatoria del Ministerio Público a la red televisiva ATB para que revele la fuente de procedencia del audio que involucra a varias autoridades en irregularidades en el caso Alexander.

La confederación enfatiza que el requerimiento de la fiscalía “vulnera las normativas vigentes en nuestro país, entre ellas la Ley de Imprenta (…), la misma Constitución Política del Estado y artículos de declaración de principios de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)”, se lee en el comunicado.

La Fiscalía también pidió remitir el artefacto o fuente de origen del audio, que fue difundido por esta cadena televisiva el pasado lunes y dio 24 horas de plazo al medio de comunicación para que responda al requerimiento bajo la amenaza de una “responsabilidad funcional, administrativa y penal en caso de incumplimiento”.
El ente gremial de los trabajadores de la prensa le recuerda al Ministerio Público “que vulnerar normas establecidas es un delito” y la Ley de imprenta está en vigencia.

“No se puede aplicar una bazofia y tecnicismos para evitar responsabilidades por una injusticia, la libertad de expresión no es una concesión del Estado, sino un derecho humano mediante el cual los ciudadanos ejercen su derecho a recibir, difundir y buscar información, por lo que la censura previa, obstrucción, dictadura directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida, debe estar prohibida”, dice en el comunicado.

LA PAZ/Agencias

Tu comentario