El senador Arturo Murillo afirmó este miércoles en radio Fides que el fiscal General, Ramiro Guerrero armó todo el proceso contra Jhiery Fernández  y utilizó como operadores a los fiscales Susana Boyan y Edwin Blanco.

“El fiscal General, Ramiro Guerrero tiene su mano negra que es  Edwin Blanco y a su vez él la tiene a la fiscal Susana Boyan para realizar sus operaciones como el caso del médico Jhiery Fernández”, explicó Murillo.

Para el asambleísta este grupo comenzó a operar desde noviembre de 2014 “en una coyuntura política que la gente se cansó del Gobierno. Para mostrar eficiencia armaron una investigación y encontraron a tres culpables: el médico, una enfermera y la niñera del hogar”.

La primera comisión de fiscales estuvo compuesta por Rosby Zapata, Edna Montoya, Lizeth Zarco y Edwin Blanco. De este primer grupo un fiscal renuncia al Ministerio Público y otro es cambiado de destino y queda al frente Blanco, quien convoca a los fiscales a Leopoldo Ramos y Susana Boyan. Ramos renuncia a la comisión indicando que no hay un trabajo coordinado y su presencia “es incomoda a los otros fiscales”.

Murillo aseguró que “Boyan y Blanco preparan todo para culpar sin pruebas a Fernández y nadie los contradice, porque conocen del respaldo del Fiscal General y ningún juez quiere enfrentarse a Guerrero”.

“Este mismo grupo es el encargado de llevar adelante la investigación del caso Zapata con los resultados ya conocidos, entonces que no me digan que estos tres fiscales son los más capaces del Ministerio Público”, agregó Murillo.

LA PAZ/Fides