La abogada Lizeth Zarco, miembro de la primera comisión de fiscales que investigó la muerte del bebé Alexander, del 13 de noviembre al 5 de diciembre de 2014, declaró en el juicio oral del caso que “no se no encontró ningún indicio o elemento que vincule en forma directa o indirecta al médico Jhiery Fernández” con la supuesta violación del bebé Alexander por lo que fue apartado del caso.

La pericia forense apuntaba a una violación al bebé y la comisión descartaba este extremo, pero tras 23 días sin un culpable, el fiscal general Ramiro Guerrero decidió destituir a las fiscales Edna Montoya y Lizeth Zarco por  “su falta de compromiso y dedicación al trabajo”. La fiscal Rosby Zapata renunció.

Las autoridades y la población movilizada exigían un culpable por el horrendo crimen contra Alexander y Guerrero conformó una nueva comisión con Leopoldo Ramos y Susana Boyan que se integraron al fiscal de la primera comisión, Edwin Blanco, y a la fiscal departamental Patricia Santos.

El 16 de diciembre de ese año, Fernández es citado nuevamente a declarar a la fiscalía por Edwin Blanco y al llegar es aprehendido e inmediatamente llevado a la cámara Gessel, pero ante su oposición a declarar en ese cubículo, es conducido a la oficina de Blanco y en el trayecto ve a Ramiro Guerrero.

LA PAZ/Agencias

Tu comentario