El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, reaccionó a los problemas que se presentaron durante la Sesión de Honor por la efemérides de Cochabamba, cuando funcionarios protagonizaron una gresca por los gritos de “Bolivia dijo No” de una asambleísta de La Paz.

“El tamaño de sus gritos es el tamaño de su cerebro, el tamaño de sus insultos es el tamaño de su programa de gobierno, el día de ayer la oposición ha mostrado la envergadura que proponen y el tipo de democracia a la que nos quieren llevar”, dijo a los medios luego de los actos por la efemérides.

La autoridad criticó que estos “pequeños grupos” no tengan un programa de gobierno para Bolivia y solo se dediquen a provocar aprovechando actos públicos.

“Esos gritos no eran para Álvaro García, eran  para Cochabamba”, enfatizó.

El jueves la sesión de honor por el aniversario número 208 de Cochabamba terminó de manera bochornosa y dramática por la tensión que se registró desde un inicio entre asambleístas del MAS y oposición, que derivó en agresiones, empujones y la expulsión de legisladoras del salón del centro de convenciones El Portal.

COCHABAMBA/Agencias