La Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), a través de su presidenta Claudia Cronembold, afirmó que el país tiene un importante potencial de reservas de gas no convencional, pero consideró que el fracking es un proyecto a mediano y largo plazo.

“Creo que es prematuro todavía discutir sobre esta tecnología, porque habría que ver cuál sería la forma de su implementación, todavía hay mucha discusión pendiente y eso sería a mediano y largo plazo”, afirmó en instalaciones de la Fexpocruz antes de la inauguración del Primer Foro de Gas, Petroquímica y Combustibles Verdes.

El fracking es una tecnología altamente costosa en términos económicos y ecológicos que se basa en la fractura hidráulica a miles de kilómetros bajo tierra para la extracción de gas y petróleo, que exige de ingentes cantidades de agua. Sus impactos socioambientales han sido observados desde las comunidades locales, hasta sectores académicos y científicos vinculados a la investigación.

Sin embargo, consideró que es un fenómeno natural la declinación de los campos que acontece a medida que el campo se hace más antiguo y por eso es tan importante la inversión permanente en exploración “y como es inversión de riesgo, es especialmente sensible”, dijo.

Mencionó que el Ministerio de Hidrocarburos anunció dos acuerdos con compañías interesadas en el fracking en Bolivia por su potencial. “Sin embargo consideramos que es una alternativa a mediano y largo plazo”, señaló.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, a tiempo de inaugurar el foro, afirmó que Bolivia cuenta con 1.000 trillones de pies cúbicos (TCF) de reservas de hidrocarburos no convencionales. En semanas pasadas, el analista del sector Hugo del Granado calificó como “vocinglería” del Gobierno dichas declaraciones.

SANTA CRUZ/Agencias

Tu comentario