La dirigente de la federación de mujeres cocaleras de La Asunta de Los Yungas de La Paz, Rafa Sánchez, acusó al Gobierno de estar acostumbrado a “mentir” y pidió que demuestre que en el lugar existen pozas de maceración para la elaboración de cocaína y que se les haya provisto de armamento.

En el Gobierno “están acostumbrados a mentir a la gente, a los verdaderos campesinos, hemos escuchado decir al viceministro que nos estaban proveyendo armas, eso nunca nosotros hemos recibido”, aseguró Sánchez.

Remarcó que en La Asunta “no hay (pozas de maceración) por eso bajó esa comisión (…); que bajen a verificar viceministros, el Defensor del Pueblo, pueden bajar a verificar a nuestro sector, quisiéramos que nos demuestren (que hay pozas de maceración), no pueden mellar nuestra dignidad”.

La pasada semana el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, indicó que en La Asunta hay “grupos armados”, mientras que el coronel Marco Ibáñez, director de la fuerza antidroga, aseguró que en fecha 31 de julio se encontró una poza de maceración y en agosto una fábrica de cocaína.

Sánchez informó que unas 300 mujeres y 500 hombres partieron desde La Asunta el lunes y este martes llegaron en marcha a la población de Chamaca en Sud Yungas.

El teniente Daynor Sandóval Ortiz, de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (UMOPAR), murió por el impacto de una bala en la localidad de La Asunta, mientras desarrollaba tareas de erradicación de coca.

El Gobierno responsabilizó a cocaleros del sector, liderados por Franklin Gutiérrez, presidente de la Asociación de Productores de Coca de La Paz (ADEPCOCA), quien fue imputado en las últimas horas.

LA PAZ/