El Gobierno de Ecuador decidió retirarse de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en respuesta a la compleja situación migratoria de Venezuela y ante la inacción de las autoridades de ese país para corregirla, dijo el canciller ecuatoriano José Valencia.

Ecuador “no continuará su participación dentro del ALBA”, dijo Valencia en una rueda de prensa en la que explicó además que su país “está frustrado por la falta de voluntad política” del Gobierno de Venezuela “para abrir las puertas a una solución democrática”.

En ese aspecto, el jefe de la diplomacia ecuatoriana apuntó que “solo una estabilidad democrática en Venezuela producirá una estabilidad económica (…) que evite la continuación del éxodo masivo”.

Valencia aclaró además que la salida del ALBA responde únicamente a una “posición de principios” y “no está alineada con ningún grupo particular”.

El ALBA, fundada en 2004 a instancias de Venezuela, tiene entre sus miembros a Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y hasta ahora Ecuador.

De acuerdo con datos de la cancillería, 80% de venezolanos que ingresan a este país lo hacen con pasaporte, por lo que la medida afectaría únicamente a 20% de migrantes, que en la mayoría de casos se arriesgan a avanzar de forma irregular con el objetivo de llegar a Perú o a Chile.

QUITO, ECUADOR/Agencias