El ministro de Gobierno, Carlos Romero, minimizó este miércoles el incremento de los cultivos de coca en Bolivia que crecieron en 1.400 hectáreas de 2016 a 2017, según el Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc por su sigla en inglés).

“Si bien hay un incremento de 23.100 hectáreas a 24.500, representando un seis por ciento (de incremento) es una cifra manejable”, señaló Romero. ,

Después agregó «no vamos a estar conformes con el hecho de que haya un incremento de cultivos de coca. Por más que esto sea un incremento no traumático, recogemos las recomendaciones».

El Ministro indicó que se logró alcanzar “un cierto grado de estabilidad” en cuanto al control de expansión de cultivos, argumentando que hubo un incremento de los precios de la hoja de coca en los mercados legales y no ocasionó que la producción se dispare.

Comparó el caso boliviano como países como Colombia donde, señaló, hay un incremento de 146 mil a 214 mil hectáreas de cultivo de esta planta.

«Si comparamos los datos de otros países, por ejemplo, en Colombia se incrementó la superficie de cultivos de 146.000 hectáreas a 214.000 hectáreas. Verdaderamente no hay posibilidad de cotejo con relación al caso boliviano, son cifras absolutamente asimétricas», apuntó Romero.

La Ley General de la Coca fija en 22.000 las hectáreas legales de los cultivos que se pueden producir en el país.

LA PAZ/Fides