Después de enterarse de que el Ministerio Público desestimó su denuncia, el expresidente Carlos Mesa aseguró que la Fiscalía y el sistema judicial en general son dependientes del Ejecutivo y por eso se rehúsan a investigar a las autoridades del Gobierno por el caso Quiborax.

“Se trata de una acción de un Ministerio Público que está al servicio del Poder Ejecutivo, lo que prueba que tanto el Ministerio Público como el sistema judicial están profundamente dependientes del Poder Ejecutivo”, indicó Mesa.

El fiscal Javier Flores señaló que la desestimación se dio porque “los fundamentos plasmados en la denuncia (eran) muy subjetivas”.

En junio pasado, Mesa y sus exministros Luis Fernández y Gustavo Pedraza interpusieron una denuncia en la Fiscalía General del Estado en contra de los ministros Héctor Arce y César Navarro, además del procurador general del Estado, Pablo Menacho, y la exsubprocuradora Elizabeth Arismendi.

LA PAZ/Agencias

Tu comentario