El presidente brasileño, Michel Temer, ordenó el envío de tropas federales para reforzar la seguridad en la frontera con Venezuela tras los violentos choques entre brasileños y refugiados del país caribeño ocurridos este fin de semana.

El mandatario encabezó una reunión de emergencia con parte de su gabinete el domingo cuando se resolvió que 120 efectivos de la Fuerza Nacional de Seguridad (FNS) viajen a la ciudad fronteriza de Pacaraima, en el estado de Roraima.

También se enviarán unos 36 voluntarios para trabajar en los puestos de salud destinados a los refugiados que dejaron Venezuela debido a la grave crisis económica y social enfrentada por ese país.

“El gobierno brasileño está comprometido con la protección y la integridad de brasileños y venezolanos”, señaló una nota divulgada por la oficina de prensa de la Presidencia.

Según el Ejército unos 1.200 venezolanos debieron dejar Pacaraima y volver a su país el sábado tras ser atacados por vecinos de esa localidad que incendiaron los campamentos donde se alojaban provisoriamente.

La batahola comenzó luego de que un comerciante de esa ciudad fronteriza fue asaltado y apuñalado por presuntos venezolanos.

El presidente convocó a otra reunión para este lunes donde se evaluará la crisis en la región fronteriza, informó hoy la estatal Agencia Brasil.

Unos 130 mil venezolanos ingresaron a Brasil en los últimos meses, a un promedio de 460 por día, según informó la Policía Federal. De ese total unos 25 mil se afincaron en campamentos en Boa Vista, la capital de Roraima, y otros 3 mil en Pacaraima, la ciudad que se encuentra en la frontera.

BRASILIA, BRASIL/Agencias